¿Formación en competencias? ¿Para qué?

La formación puede marcar la diferencia entre una empresa exitosa y una que se ha estancado.

Nos referimos tanto a la formación técnica como a la relacionada con competencias y habilidades sociales. Muchos fracasos en las empresas pueden atribuirse a un liderazgo desacertado ó a equipos poco comprometidos, con baja cohesión o confianza y sin contar con las habilidades necesarias para resolver los conflictos que indudablemente surgen.

Paradójicamente, en tiempos de crisis las empresas reducen su inversión en formación. Es el primer recorte. En las PYMES, que cuentan con presupuestos mas reducidos, es donde más se evidencia esta reducción y es en estas empresas en las que se ha observado un alto grado de fracasos en toda Europa (Jones, Glamorgan Business School, UK).

Lo que parece ocurrir es que los managers de las medianas empresas desconocen realmente el ROI (Retorno de la Inversión) de la formación en competencias sociales. Está altamente comprobado que proporcionar entrenamiento en competencias de liderazgo y relacionales incremente la eficiencia y la productividad y aumenta la probabilidad de sobrevivir en tiempos difíciles.

Estamos convencidos, y asi lo sugieren investigaciones académicas rigurosas, que la formación y asesoría en habilidades y competencias en los equipos de trabajo puede resultar en beneficios estratégicos,  mas competitividad y rendimiento. Todo esto además de la sensación de bienestar de las personas y el aumento de su compromiso.

Estos resultados serán reales siempre y cuando los programas de formación se basen en una sólida fundamentación científica, plasmada en ideas frescas y útiles, utilizando metodologías innovadoras, estimulantes e interactivas puestas en práctica a través de actividades que propicien un ambiente de aprendizaje interactivo, divertido y enriquecedor.

No hay comentarios

Agregar comentario